Emilio

“mándame un Emilio” decían los españoles, cuando en la fábrica de productos “Silco”, (nombre en honor a Silíceo Pérez), se empezaron a ensamblar reglas T, compases, escuadras de acrílico , para el dibujo técnico de arquitectos, diseñadores gráficos e industriales. Quien se encargaba de las soluciones “apagafuegos” de cada pedido, era Emilio Pérez-Ruiz,  con quien pude exportar a 20 países, los más fugaces y caprichosos pedidos.

Me acabo de enterar que, por un “derrame de inteligencia”, Emilio ya se fue. Gracias, Emilio, por tus fotos, “forwards” power points y por tratarme como tu sobrino.Hasta siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s