Dejado

dan

 

La gente ha dejado de  sembrar, tragando comida plastificada y enlatada.  La gente ha dejado de escribir, a mano, para  hacerse retratos digitales, narcisistas. La gente ha dejado de cocinar, olvidando el deseo de compartir una mesa, sabiendo escuchar y mirando de frente. La gente ha dejado de jugar, por el deseo de compartir, por la ansiedad de deslumbrar, con un vacío de propósito.

Encapsulados en autos, monitoreados por computadoras, invadidos por la estática eléctrica, llenos de “comida” plastificada y sales venenosas, siguen anestesiados por un sistema, idiota.

 

Pues hay que dejar, todo aquello que nos enajena o intoxica, para aligerar nuestro paso y ofrenda, durante el tiempo de vida, sea intenso y prospero.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s