Valientemente

Valientemente, yo solo busco relaciones sanas, intensas y honestas, no tengo tiempo para parientes serpientes, falsos amigos y promociones comerciales. Considero un engaño, que exista relación entre el espíritu y el dinero con curanderos, médicos mercenarios o los de “pague de sufrir”. Es realmente incomodo soportar a aquellos parientes que no salen de ciclos enfermizos, adicciones, avaricia y explosiones, hiriendo a quienes se acercan a ayudarlos, saqueando y robando objetos de los mismo familiares para mantener su adicción al alcohol y ni siquiera saludar; prefiero un enemigo confeso que una relación falsa. Evito cualquier invitación de empresas multinivel porque son un engaño y una pérdida de tiempo, deje de asistir a los eventos de la Industria de la Moda, por la superficialidad y nulo sentido humano de los mismos, sigo comprometido con la creatividad, la sustentabilidad, el ingenio y la sabiduría que emana de los textiles y gemas.

Debido al largo periodo de violencia familiar, busco la justicia y la transparencia a cualquier escala, ya que el ejemplo empieza en el hogar. No le creo a ningún partido político ni bancos, pues son cómplices de la esclavitud mediática humana que distrae con entretenimiento y lucra con  miserables guerras.

Creo en la naturaleza, más no en la naturaleza del hombre que actualmente es una vergüenza planetaria, que en 200 años ha destruido manglares, selvas y bosques, así como ha extinto animales que no podían defenderse, masacrándolos masivamente.

 

En un libro  llamado “Comunidades sín límites” ,editado por el INAH, aprendí el concepto personal, de pareja, familiar, vecinal y regional, de AYUDA MUTUA, donde las 2 partes son responsables, transparentemente, sin necesidad de trámites, y quien falta, se destierra por la falta de honor a su palabra. Tlacuilo me enseñó la práctica de valores comunales, algo que en la enajenada sociedad urbana, ya no existe.

Reconozco de quienes he aprendido todas las cosas sencillas y profundas, lejos de las vanalidades y críticas envidiosas e inmaduras. Desde hace 1 año, aposté a vivir “grid-off”, lo cual me ha concentrado en diario hacer buenas obras intensas y tangibles, sin influencia del dinero, en contacto con la naturaleza y la creatividad, nada me ha faltado, he recibido agradables sorpresas y me siento agradecido.  Sigo evolucionando, y encuentro fácilmente con quien llevarme pues vibramos en la misma frecuencia. Mi familia, son mis amigos leales, los demás no son mi carga.

  cambiado

 Generosamente, Gabriel.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s